ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Star Trek: Más allá»: 50 años de la saga con el Enterprise en llamas
Imagen de «Star Trek: Más allá»

«Star Trek: Más allá»: 50 años de la saga con el Enterprise en llamas

La odisea galáctica estrena su decimotercera entrega con Chris Pine de nuevo como protagonista

Día 25/08/2016 - 19.12h

«Hemos creado un híbrido que, por un lado, trata de ser un episodio de la serie original y, por otro, un evento cinematográfico. Las películas de 'Star Trek' son siempre un espectáculo visual, mientras que en la serie los personajes eran el epicentro de la historia», explica el coguionista y actor Simon Pegg, que en la ficción recrea el personaje de Scotty. Entre la tristeza por la muerte del actor Anton Yelchin y el aniversario del cincuenta aniversario de la saga, se estrena hoy en España «Star Trek: Más allá».

Cuando el Capitán James T. Kirk, representado de nuevo por Chris Pine, dice «siento que la vida es un episodio tras otro», no hace sino recordarnos que vamos por la decimotercera película de la franquicia. «Creo que todavía hay mucho por contar, sobre todo porque tenemos un grupo enorme de admiradores que invierten gran parte de su tiempo en nosotros y nos permiten seguir siendo relevantes después de cincuenta años. Considero muy importante alimentar al público con grandes narraciones para que otros se unan también y la franquicia siga creciendo con las nuevas generaciones», admite Pine. El aburrimiento que padece el Capitán Kirk en la ficción se remedia al ver cómo su equipo queda perdido en un planeta desconocido del espacio, donde pondrá a prueba hasta su habilidad para manejar motocicletas de gran cilindrada. «A Justin Lin, Simon Pegg y Doug Jung les interesaba explorar el origen de la serie, la idea de que la unión hace la fuerza y que este equipo es mejor cuando trabaja unido. Me encantó la simplicidad de la historia, porque, más allá de los efectos especiales por puro entretenimiento, estamos haciendo un comentario social. Estamos viendo cómo unos quieren construir muros y otros separarse de Europa, cómo el nacionalismo campa a sus anchas y creo que promocionar la idea de unidad es importante», reconoce Pine.

Generaciones de actores

El actor posee una profunda mirada azul y el porte de un modelo, pero Chris no es sólo una cara bonita en Hollywood pues por sus venas corre la herencia de varias generaciones de actores; sus abuelos lo fueron (Anne Gwynne y Max M. Gilford), así como sus padres (Robert Pine y Gwynne Gilford). De ahí que, desde niño, viviera entre los sets donde trabajaban sus familiares. «Siempre he querido ser actor, desde que participaba en las obras de teatro del colegio», asegura Pine, quien, para representar mejor el papel del Capitán Kirk, se sometió a un intenso entrenamiento físico. «Siempre contamos con los mejores preparadores de kickboxing y krav maga (técnica de combate israelí) para entrenar y ensayar las escenas de acción». A punto de empezar el rodaje de «Wonder Woman», Pine explica sus límites personales. «Nunca voy a ser un actor que rueda película tras película. Para mí, los actores más interesantes son los que se toman tiempo para gestar cada papel. Cualquier gran intérprete necesita empaparse de realidad, estudiar a la gente, aprender comportamientos. Si vives dentro de una burbuja en Bel Air o Pacific Palisades y vas de película en película, es muy difícil conseguir que el público crea en tu trabajo».

A «Star Trek: Más allá» se suma el director de «Fast and Furious 6», Justin Lin, prestando atención a los individuos, focalizando en las relaciones personales de los personajes. «Probablemente, ha sido el capítulo cinematográfico de 'Star Trek' más divertido de rodar para todo el equipo. Los guionistas han presentado una versión muy definida de Bones. Yo paso gran parte de la película junto a Spock, es decir, dos personajes diametralmente opuestos que necesitan ayudarse para sobrevivir. La situación es cómica y dramática, pero les obliga a remar en la misma dirección para poder sobrevivir», confiesa el actor Karl Urban. Spock no vive su mejor momento, tras la ruptura sentimental con la teniente Uhura (Zoe Saldana). «La relación entre ellos sufre las consecuencias del tiempo, la profesionalidad ha sustituido a la espiritualidad y Spock necesita cambiar su actitud hacia ella», reconoce Zachary Quinto.

Un malo muy bueno

El villano de la historia es Krall, a quien da vida el gran actor Idris Elba, obsesionado con vengar su pasado. «Justin quería destruir el USS Enterprise y convertir la nave en un personaje central de la historia. Acabar con cualquier tipo de conexión entre la tripulación y que ellos se sintieran obligados a buscarse. La necesidad de unirse disipa la idea de abandonar la nave», explica entusiasmado Simon Pegg. No ha pasado ni una hora de la película cuando la embarcación, atacada por miles de pequeños invasores, empieza a despedazarse e incluso los incrédulos de «Star Trek» sentirán cómo se les encoge el corazón ante la destrucción del Enterprise. «Estamos haciendo un homenaje a los cincuenta años de la saga sin defraudar a los admiradores, lo más importante para mí era conseguir un filme que cumpliera las expectativas, algo que no se había hecho antes, y para ello hemos empezado por destruir desde dentro, desunir al equipo para luego volverlos a reunir», confiesa Pegg.

Además de la obsesión por conseguir la unidad, el filme presenta una nueva heroína que dará mucho que hablar: Jaylah, interpretada por Sofía Boutella, una mujer que llega para poner en su sitio la piezas de la nave y la tripulación.

Comentarios