ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Miles Teller: «'Juego de armas' es un ataque a la avaricia, no al sueño americano»

Miles Teller: «'Juego de armas' es un ataque a la avaricia, no al sueño americano»

El actor norteamericano protagoniza la nueva película de Todd Philips

Día 09/09/2016 - 23.25h

Miles Teller, el sufrido chico de la batería de «Whiplash», protagoniza junto a Jonah Hill esta historia de dos jovenzuelos metidos a traficantes de armas en un mundo lleno de pirañas. Teller, que sube como la espuma en Hollywood quizás porque se toma las cosas con una calma que no hace el resto, contaba a ABC su visión de esta curiosa película: «Me interesó la historia desde el principio por la distinta personalidad de los dos personajes que se juntan y también por la disyuntiva que plantea: '¿Son estafadores o son unos inconscientes'. Estamos hablando de dos personajes contrarios. El de Jonah es arrogante, avaricioso e inmoral. Él tiene el plan en mente y no le importa pasar la barrera de la ley. El mío es otra cosa, busca cómo sacar a su familia adelante. Hay que tener en cuenta que lo que están haciendo es legal, pero cuando se da cuenta de que no todo lo es intenta dejarlo».

Teller añade que la película de Philips habla sobre el sueño americano, pero que este no sale dañado: «Se ataca a la avaricia de una oportunidad de lograr el sueño americano, no al sueño americano en sí». El actor, que empezó haciendo papeles pequeños y de pronto ha subido como la espuma después de «Los cuatro fantásticos» y «Whiplash», asegura que su vida no ha cambiado tras su salto a la fama: «Puede que a nivel profesional ahora se fijen más en mí y me den más cosas, pero a nivel personal nada ha cambiado. Sigo saliendo con mis amigos de toda la vida y me tomo todo con calma. Es importante saber que no hay necesidad imperiosa de que Hollywood te dé algo. Yo hago cine porque me gusta ver la vida de las personas, sentir empatía por ellas y eso te hace tener los pies en el suelo».

Otros caminos

Jonah Hill es probablemente más famoso en Hollywood que su compañero de reparto. Sus comedias han sido tan universales que ha dado un salto tremendo en el escalafón. Quizá por eso se presenta tímido, callado, muy trascendente en todo lo que habla, como si quisiera orillar ese pasado lleno de risas y desenfreno: «Sí, estoy buscando otros registros, otra clase de películas que abarquen más géneros. Lo hice en 'El lobo de Wall Street' y en 'Moneyball' y es lo que he intentado con este filme. Construí el personaje como un drama, pero al final se van metiendo notas de humor que aligeran la trama, como el asunto de la risa de mi personaje, que tanta fama ha tenido».

Comentarios