ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
El mejor cine español, a por la Concha de Oro

El mejor cine español, a por la Concha de Oro

Alberto Rodríguez, Rodrigo Sorogoyen y Jonás Trueba compiten con tres películas muy serias y varias en el Festival de San Sebastián. Juan Antonio Bayona, Nacho Vigalondo y Oliver Stone presentan sus películas fuera de concurso

Día 15/09/2016 - 13.07h

Aunque hay abundante cine español en la Sección Oficial y alrededores de este Festival de San Sebastián, sólo tres de ellas van a competir, y con armas muy distintas, por la Concha de Oro. «El hombre de las mil caras», una reconstrucción con un pie en la crónica y otro en la dramatización de aquellos sucesos reales (y con apariencia de irreales) sobre las peripecias de Luis Roldán y francisco Paesa durante la última legislatura de Felipe González. «Que Dios nos perdone», un duro policíaco que narra la investigación de un asesino en serie también muy imbricado con la realidad del verano madrileño de 2011, con la crisis, el 15-M y la visita del Papa. «La reconquista», una historia profundamente romántica sobre amor perdido, o en coma, sobre dos tiempos en una misma persona, sobre sentimientos que se dicen y se pasan, o quizás no. La primera es de Alberto Rodríguez, director potente que cambia aquí sus habituales caballos de potencia por otros muy distintos pero igual de enérgicos; la segunda, de Rodrigo Sorogoyen, tras la peculiar «Stockholm», y que sorprendentemente toca en más de un punto a la línea cinematográfica de Alberto Rodríguez, y la tercera, de Jonás Trueba, con letra y música «truebiana» al cien por cien.

Y fuera de la competición por la Concha de Oro, el cine español se despliega en el festival en todos sus frentes. Por destacar algunos títulos: el de Juan Antonio Bayona «Un monstruo viene a verme», historia de miedos infantiles y fantasía con uno de esos repartos que no se consiguen tras un «casting» en la cola del paro, Sigourney Weaver, Felicity Jones, Liam Neeson? (de nuevo Bayona, director de lo imposible); el de Nacho Vigalondo, «Colossal», entre la fantasía, la monstruosidad y la comedia, y con un reparto especialito, con Anne Hathaway, Dan Stevens, Jason Sudeikis, y así. Más sonoramente de aquí, de la zona, está «Bigas X Bigas», un collage de imágenes de sí mismo tomadas por él y ordenadas aquí por Santiago Garrido Rua; «Manda huevos», continuación documental de Diego Galán de su anterior «Con la pata quebrada», con el consiguiente cambio de sexo, películas e intención, y «Vivir y otras ficciones», de Jo Sol. Y En la Sección Nuevos Directores se presenta la primera película de Nely Reguera, «María y los demás».

En el apartado de la competición hay varios títulos y directores que pueden aguarle la fiesta a las tres magníficas representantes de nuestro cine. Empezando por el principio, la que inaugura la 64 edición, «La doctora de Brest», un film francés dirigido por Emmanuelle Bercot (que inauguró también el de Cannes el pasado año con «La cabeza alta») sobre la titánica lucha de una doctora contra la industria sanitaria y farmacéutica. Otras películas a competición por orden analfabético: «American Pastoral», el debut como director de Ewan McGregor. «Your self and yours», del coreano Hong Sang-Soo, tipo realmente sutil y único tal y como demostró en su impresionante «Ahora sí, antes no». «The Oath», glaciar drama del director islandés Baltasar Kormákur (el de «Everest»). «Nocturama», del francés Bertrand Bonello, muy apreciado por cierta crítica, que enloquece con su cine afectado («L?Apollonide»). La chilena «Jesús», de Fernando Guzzoni?, y en fin, así hasta diecisiete. Pero hay que dejarle un rincón a ese otro cine que trae ínfulas y que no compite, como el de Oliver Stone, que presenta «Snowden», sobre un personaje casi, casi tan polémico (Edward Snowden, el mayor filtrador de la Historia) como el propio Stone. Y la sección al completo llamada Perlas, donde están todos los títulos interesantes vistos este año en otros festivales. Sólo una muestra: «Yo, Daniel Blake», de Kean Loach (Palma de Oro en Cannes); «Elle», de Paul Verhoeven; «Toni Erdmann», de Maren Ade y con pinta de convertirse en la película europea del año; «Después de la tormenta», de Hirokazu Kore-eda; «Neruda», de Pablo Larraín; «Sieranevada», de Cristi Puiu, o «Fuego en el mar», de Gianfranco Rosi.

Pues bien, toda esta letanía de títulos apetecibles se queda corta si se la compara con la lista de estrellas apetecibles (no sería difícil encontrar otro adjetivo más adecuado) que estarán presentes, y que encabezan los dos Premios Donostia de este año, Sigourney Weaver y Ethan Hawke, a los que acompañarán los habituales y los imprescindibles, desde Richard Gere, Monica Belluci o Javier Bardem, hasta un rosario o sarta de nombres para la cámara y el ojo, como Hugh Grant, Isabelle Hupert, Jennifer Connelly (repito ¡Jennifer Connelly!), Gael García Bernal, Shailene Woodley o Lambert Wilson. Igual con todo esta da para un twitteo.

Comentarios