ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Zellweger, Firth y Dempsey desgranan el gran dilema de Bridget Jones

Zellweger, Firth y Dempsey desgranan el gran dilema de Bridget Jones

Así discurre la tercera entrega de una saga que empezó en 2001 con «El diario de bridget Jones» y reapareció en 2004 con «Sobreviviré»

Día 17/09/2016 - 04.14h

Bridget Jones ha vuelto. La mujer que mejor refleja las imperfecciones del ser humano, las dificultades de la vida y las grandes elecciones, ha decidido regresar después de doce años sin dar señales de vida. La tercera adaptación cinematográfica de los libros de Helen Fielding se estrena en España bajo el título de «Bridget Jones?s Baby» («El bebé de Bridget Jones»), como continuación de «El diario de Bridget Jones» (2001) y «El diario de Bridget Jones: sobreviviré» (2004).

Renée Zellweger, conocida a nivel mundial desde su interpretación como protagonista de la saga, confiesa que «pese a ser el personaje más conocido por su atractivo comercial, a nivel personal hay otros personajes igual de importantes». Junto a la actriz continúa Colin Firth El discurso del rey»), quien interpreta al abogado Mark Darcy, su eterno amor no siempre correspondido.

No obstante, la gran incorporación o, por así decirlo, la novedad de esta nueva entrega de Bridget Jones, es Patrick Dempsey («Anatomía de Grey»), que interpreta el papel de Jack y consigue entrar de lleno en la vida de la protagonista, ganándose su corazón. Según el propio Dempsey, ha sido un verdadero placer poder participar en la película, donde «la complejidad, sentido del humor y humanidad hacen especial a Bridget Jones».

«El bebé de Bridget Jones» habla sobre cómo afronta la protagonista su llegada a los 40 años. Tras ver la evolución de su personaje en las dos películas anteriores, ahora Bridget experimenta nuevos problemas y retos acordes a su edad y situación: la elección entre el viejo y el nuevo amor, un bebé inesperado en una edad y circunstancia todavía más inesperadas y retos profesionales que pueden hundir o impulsar su trabajo.

«Es realmente difícil hacer reír a la gente, el humor es subjetivo y muy personal», comenta Sharon Maguire, la directora de los filmes inspirados en las novelas de la británica Helen Fielding. Según la directora, el personaje de Bridget es un reflejo de su propia vida; primero de sus 30 años y después de sus 40, cuando ella misma fue madre. «Y aún no hemos llegado a la menopausia. Quedan demasiadas etapas de la vida por explorar, por lo que esperemos que haya más películas», añade.

El lío padre

Al principio de la historia, Bridget Jones acude a un festival de música con su mejor amiga. Allí conoce a Jack (Patrick Dempsey) y, sin saber que se trata de un multimillonario norteamericano pionero en las webs de citas, pasa la noche con él. Cómo no, la protagonista no consigue olvidar a su querido Mr. Darcy (Colin Firth), y días después se acuesta también con él, tras saber que está a punto de divorciarse.

Es en ese momento cuando, dejando de lado las dudas permanentes que siempre han vivido en la cabeza de Bridget, descubre que se ha quedado embarazada. Pero ¿cómo saber quién es el padre con tan pocos días de margen? Ante la sorpresa de estar esperando un bebé y la incertidumbre de no saber quién es el padre, la futura mamá decide informar a ambos galanes sobre la situación, sin especificar, está claro, que no conoce a ciencia cierta la paternidad del bebé.

«Decidimos eliminar a Daniel Cleaver (Hugh Grant) porque queríamos crear un gran dilema para la protagonista, el dilema de que de los dos amores de su vida, Mr. Darcy y Daniel Cleaver, uno está casado y el otro está muerto. Esto es lo que la impulsa a ella a decidir cambiar su vida, es la hora de tomar nuevas decisiones y de conocer nuevos amores», comenta Sharon Maguire.

En respuesta a esto, es Colin Firth el que interviene y destaca una frase de Bridget durante la película que, según él, siempre aplica a su vida: «Se ha acabado el tiempo de cometer los mismos errores, es hora de cometer otros nuevos».

Una mamá feminista

Pero la película no es solo la historia de una mujer que se decide entre dos hombres o que consigue triunfar en el trabajo, también es la historia de una mujer embarazada de 40 años dispuesta a salir adelante, ya sea sola o acompañada. Así lo dice Renée Zellweger, quien además añade que «en la película se combinan retos personales y profesionales, podemos ver que es posible tener hijos y ser competente al mismo tiempo. Las mujeres perfectas no existen, es su imperfección lo que las hace perfectas... Es que no hay nada de Bridget Jones que no me guste. Es auténtica, vulnerable, abierta, con elecciones ridículas, es un reflejo de lo que somos nosotros, por eso le gusta tanto a la gente. No cambiaría nada si pudiera hacerlo».

En la misma línea, Colin Firth considera que el personaje imperfecto de Bridget «es capaz de resolver todos sus problemas». De igual modo, Dempsey recalca que «es la complejidad, sentido del humor, humanidad, lo que más destaca, lo que la hace especial».

Por otro lado, un detalle que llama la atención es la vestimenta de Bridget durante toda la película: descuidada, sin combinación o sentido aparente, siempre desacorde a la situación; en definitiva, impropia de una mujer de 40 años. El motivo es muy sencillo para Zellweger, quien confiesa que está en contra de los prototipos femeninos existentes en la gran pantalla: «No mucha gente reflexiona sobre la ropa de los personajes, esta refleja sus antecedentes. Bridget nunca acaba de dar con todo el glamur, pero esa es su esencia como personaje, su marca».

Comentarios