ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La candidata a la presidencia reclama una Academia de Cine menos elitista
Nora Navas, Yvonne Blake y Mariano Barroso, ayer en la Academia de Cine

La candidata a la presidencia reclama una Academia de Cine menos elitista

Yvonne Blake quiere mayor transparencia, abrirse a las nuevas generaciones y revisar los estatutos

Día 28/09/2016 - 00.56h

Solo una candidatura a la presidencia será votada el 15 de octubre en la Asamblea de la Academia de Cine, la presentada por la figurinista Yvonne Blake (hasta ahora presidenta interina), el director Mariano Barroso y la actriz Nora Navas. Hubo dos candidaturas más antes de que se cerrara el plazo el pasado 15 de septiembre. La primera no cumplía los requisitos porque ni siquiera era el trío que requiere el reglamento. La segunda sí los cumplía, pero cuando vieron que el equipo de Yvonne se presentaba «retiraron la candidatura porque decían que les gustaba más la nuestra», en palabras de la propia Blake. Lo curioso del caso, según Barroso, es que «nos encontramos a mucha gente que nos da el pésame cuando nos encuentran. Es representativo de cómo está el país», dijo entre risas.

Una novedad importante para la Asamblea del día 15 es que se podrá votar no a esta candidatura, algo que no se podía hacer en el pasado cuando era candidatura única. Si sucediera, que no va a pasar, se abriría un nuevo periodo electoral.

Líneas maestras

La candidatura de Blake trazó ayer sus líneas maestras, que eran bastante generales porque aún no les ha dado tiempo a entrar de lleno en cada uno de los problemas o polémicas que tiene la Academia. En primer lugar, la apertura a los nuevos cineastas: «Queremos que sea más fácil entrar en la Academia, sobre todo para incorporar a los nuevos cineastas, y que todos nos den ideas y sean más participativos. En suma, que sea menos elitista».

La transparencia también será uno de los puntos clave. Según Blake, «en el pasado se ha sido bastante opaco. Se han hecho gastos que no se han consultado a la Junta directiva o se han hecho una vez realizados, y queremos que esto cambie». Este es uno de los problemas a los que, veladamente, debió aludir Antonio Resines para dejar la presidencia de la Academia: que esta se encontraba demasiado atada a la Junta directiva. La revisión de los estatutos y los posibles cambios de ellos también se estudiarán, así como la ceremonia de los premios Goya. Según Blake, «queremos que sea más austera, pero también más elegante. Asimismo, se va a seguir trabajando en dos puntos que las anteriores presidencias ya iniciaron: la Memoria del Cine Español y la Fundación de la Academia. También seguirá la lucha por rebajar el IVA. Pero, sobre todo, el objetivo principal es que todo el mundo arrime el hombro y dé ideas mediante cursillos, talleres y contactos. Del cese de Porfirio Enríquez, director general de la Academia, no se habló porque «hoy no toca», dijo Blake.

Comentarios