ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Harry el Sucio», el mito y su Magnum 44

«Harry el Sucio», el mito y su Magnum 44

Este domingo, con ABC, por 1,99 euros, la cinta que puso rostro al personaje más mítico de Clint Eastwood

Día 01/10/2016 - 02.27h

En 1971 Don Siegel recibió el encargo de realizar una película casi especial: retratar la vida de un policía, un tipo duro criado en las calles al que llamaban el Sucio por su manera drástica de resolver los casos y porque siempre le encargaban los trabajos más sucios y desagradables. El papel de protagonista fue a parar a Clint Eastwood pero después de que lo rechazaran casi todas las estrellas del momento. La primera opción fue Frank Sinatra, pero este se lesionó una muñeca antes de empezar el rodaje y no podía sostener el pesado Magnum 44, por lo que tuvo de dejar el papel. John Wayne, Burt Lancaster, Robert Mitchum, Steve McQueen y Paul Newman declinaron encarnar al inspector por diversas razones. En su versión original, la historia se desarrollaba en Nueva York pero una de las condiciones de Eastwood para aceptar el papel fue el cambio de escenario a San Francisco, su ciudad natal.

La elección de Eastwood fue clave. Clint venía de interpretar la triada del dólar (los western de Sergio Leone) y su mirada de reojo, su mueca permanente y la mirada de peligro constante encajaban como anillo al dedo con el papel de Harry Callaghan. El revólver utilizado por el inspector también fue icono a principios de los 70. Se usó el Magnum 44, según Callaghan, el mejor revólver del mundo. La película tuvo tal éxito que la venta del revólver subió escandalosamente en Estados Unidos. Lo que poca gente sabe es que en el filme no se utiliza exactamente el Magnum 44, al menos en las primeras tomas que se hicieron de la película. En realidad el arma usada por Eastwood era un Remington calibre 41 Magnum, debido a que en ese momento no había ningún calibre 44 para enviar a los sets de filmación. Aparentemente ambas armas son iguales, pero se evitó realizar tomas frontales para evitar que se notara la diferencia de calibres en el orificio del cañón. Una de las frases de Clint en la película se hizo mítica en la historia del cine: «Sé lo que estás pensando, si disparé las seis balas o sólo cinco. La verdad es que con todo este ajetreo también yo he perdido la cuenta, pero siendo este un Magnum .44, el mejor revólver del mundo, capaz de volarte los sesos de un tiro..., ¿no crees que debieras pensar que eres afortunado?... ¿Verdad que sí, vago?».

Un villano raro

La popularidad de la cinta y el éxito tan rotundo que tuvo creó muchos problemas al actor que encarnó al personaje de la película: Andrew Robinson. Tras el filme recibió tantas amenazas de muerte que tuvo que cambiar su número de teléfono. Lo curioso del caso es que Robinson no solo odiaba las armas sino que Siegel tuvo que suspender el rodaje y mandarle a un psiquiatra porque cada vez que disparaba no podía evitar una mueca de desagrado. Por cierto, que dicho villano, Scorpio, está basado en el asesino del Zodiaco, que actuaba en San Francisco por aquella época y nunca fue capturado.

El ritmo vivo y ágil que Siegel impuso a la película, su fuerza y rigor narrativo y la presencia de Eastwood lanzó la película a una altura impensable para muchos. Aún hoy en día sigue siendo un icono del cine policiaco de los años 70. Se hicieron innumerables versiones, copias e intento de emular a Harry, pero nunca, ninguna, le llegó ni a las suelas de los zapatos. La saga tuvo cuatro secuelas más, todas con éxito.

Este domingo, con ABC, por 1,99 euros

Título: «Arma letal 3».

Director: Richard Donner.

Actores: Mel Gibson, Danny Glover, Joe Pesci, René Russo, Stuart Wilson, Darlene Love.

Presupuesto: 35 millones de dólares.

Recaudación: 322 millones.

Comentarios