ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Gianfranco Rosi: «No hay que hablar de la inmigración como si fuera un terremoto o una catástrofe natural»
Las barcas con inmigrantes no llegan a Lampedusa, son interceptadas en el mar

Gianfranco Rosi: «No hay que hablar de la inmigración como si fuera un terremoto o una catástrofe natural»

El cineasta italiano estrena «Fuego en el mar», relato documental del viaje y testimonio de la tragedia de los inmigrantes llegados al ecosistema propio de Lampedusa

Día 19/10/2016 - 15.59h

Las corrientes migratorias solo desaparecerán junto a la vida en la Tierra, y en la tensión narrativa entre la capacidad de absorción y la desidia podemos medir el listón ético de los países ricos a los que llegan los vulnerados en busca de una vida mejor. Ocurre que es el gran tema en Europa, con un flujo constante e ignominioso de muertos en el mar Mediterráneo mientras Alemania endurece las ayudas sociales a los inmigrantes europeos, Hungría vota si rechaza las cuotas de refugiados y la primera ministra del Reino Unido tantea si la opinión pública catalogaría de neonazi la propuesta de que las empresas del país publiquen un listado con sus currantes no-británicos. Y en estas se estrena en nuestro país «Fuego en el mar», el premiado documental de Gianfranco Rosi sobre la (doble) vida en Lampedusa.

El realizador italiano estuvo tres meses en la isla sin grabar, quería antes conocer a las personas y comprender la identidad del lugar. En total, entre rodaje y montaje, se pegó un año y medio en Lampedusa para ofrecer este «relato de un viaje y el testimonio de una tragedia», en una isla, la de los «Perdidos», en la que concurren «dos mundos institucionalizados que no se tocan: el de la isla y el de los inmigrantes».

¿Se está informando bien del drama? «Los media nos hacían ver la situación en los Balcanes de manera inmensa y luego dejaba de existir. Debemos dejar de tratar este problema como si fuera una emergencia. Se habla de la inmigración como si fuera de un terremoto o de una catástrofe natural», responde Rosi, que por esta cinta logro el Oso de Oro en Berlín. «Sin este premio la película no se habría distribuido en 64 países», reflexiona el cineasta italiano, y que hace pensar en la significación política que tiene un premio importante, como puede ser también (a mayor escala) el Nobel de la Paz al colombiano Juan Manuel Santos.

Y yendo al grano: ¿qué le parece el incumplimiento del déficit... digo del número de refugiados que les corresponde a cada país? «Es una paradoja y una hipocresía por parte de la política europea. Es inaceptable que no se respeten las cuotas, incluso Hungría ha hecho un referéndum y esto me parece la locura total. La UE no debería dejar tomar estas decisiones políticas tan importantes en manos de países unitarios. No es normal que Hungría, Polonia, Austria, Francia, Alemania estén frenando que se desarrolle una política en conjunto europea. Esto me parece gravísimo y me parece que podría significar el fin de Europa», contesta.

Comentarios