ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La película con la que el Kremlin quiere reescribir la Segunda Guerra Mundial

La película con la que el Kremlin quiere reescribir la Segunda Guerra Mundial

«Los 28 hombres de Panfílov» se basa en un mito soviético calificado de «invención». El Gobierno ruso acosa al que se atreva a rebatir la historia: «La gente que haga eso es una escoria asquerosa»

Día 17/10/2016 - 11.41h

Las imágenes televisivas en Astana (Kazajistán) del presidente ruso Vladimir Putin viendo la película «Los 28 hombres de Panfílov», junto al presidente de este país, simbolizaba que mantienen una correcta relación (con todas sus tensiones) cimentada sobre su antiguo vínculo en la Unión Soviética. Y también que estaban viendo una cinta basada en un mito comunista, que muestra la heroicidad de los soldados rusos. Y es que, según la BBC, la cinta forma parte de la campaña del Kremlin para restaurar el orgullo ruso pero que, a pesar de su ocultamiento, se basa en una «invención».

El mito soviético habla de 28 miembros de la 316 Division de Fusileros del Ejercito Rojo que no cedieron ante el avance de las poderosas fuerzas armadas nazis, la temible Wehmarcht de Hitler. Estos 28 hombres, liderados por Ivan Panfílov, destruyeron 18 tanques antes de caer. Este sacrifició ocurrió cerca de Moscú en 1941. Póstumamente fueron condecorados como Héroes de la Unión Soviética, y los niños estudiaron sus hazañas.

Sin embargo, como recuerda el medio británico, los historiadores afirman que la historia no es cierta, basándose en una investigación oficial que determinó que todo fue una «invención» de un periodista de un diario del Ejercito Rojo. Hubo exageración por su parte hasta el punto de que varios sobrevivieron.

El Kremlin actualmente promueve la idea de que la Segunda Guerra Mundial fue una victoria que unió al país contra el fascismo. Y que ahora les une contra la amenaza similar que acontece en Ucrania. Esta película muestra a kazajos, rusos y otros combatiendo juntos para defender a la patria.

El año pasado Sergei Mironenko, director del Archivo Estatal, dijo que la historia en la que se basa la pelílcula era un mito, y se metió en un buen lío hasta el punto que le echaron. El ministro de Cultura dijo que «aunque la historia fuese inventada del principio al final, si Panfílov no hubiera exisistido, si no hubiera pasado nada, esta es una leyenda sagrada que no debe tocarse». Y zanjó: «La gente que haga eso es una escoria asquerosa».

Comentarios