ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Harry el ejecutor»: el Magnum 44 y una mujer

«Harry el ejecutor»: el Magnum 44 y una mujer

Este domingo, con ABC, por 1,99 euros la tercera cinta de la saga de Harry Callaghan, protagonizada por Clint Eastwood

Día 15/10/2016 - 00.07h

La segunda película sobre Harry Callaghan, «Harry el fuerte», fue un gran éxito de taquilla. Se estrenó en 1973 pero su continuación, «Harry el ejecutor», no se filmaría hasta tres años después, en el 76. Para entonces Clint Eastwood ya se había convertido en una auténtica estrella del cine de acción, que no era lo que él estaba buscando precisamente. Sin embargo, los implacables ejecutivos de Warner, viendo la gallina de los huevos de oro, le presionaron con fuerza para que volviera a colgarse el Magnum 44. Eastwood se avino a hacerlo, entre otras cosas porque para entonces ya habían salido innumerables imitadores del inspector Callaghan, la mayoría de calidad muy inferior al original y, desde luego, ninguno con su carisma.

El director, James Fargo, intentó darle una nueva perspectiva, más moderna, en un filme que iría dirigido en dos sentidos. El primero era de la introducción de una mujer policía en la trama, algo que sin duda chocaría con Callaghan, aunque este lógicamente iría cambiando a medida que su compañera demostraba su valía.

Fargo se ponía así en el centro de mira de la época, puesto que por aquel entonces las mujeres policías estaban de moda, sobre todo después del éxito de «La mujer policía», una serie interpretada por la atractiva Angie Dickinson. Sería el precedente a «Los Ángeles de Charlie», que también fue un gran éxito en taquilla. La otra corriente de modernidad sería que en esta entrega hay mucha más acción y mucha menos política y buenas maneras.

Un tipo poco sutil

El final fue un festival casi apocalíptico con un cruento enfrentamientro entre Callaghan y los delincuentes a los que liquida de forma poco sutil (un disparo de un lanzacohetes M72 LAW) con la cárcel de Alcatraz como fondo, un escenario muy familiar para Eastwood («Fuga de Alcatraz»).

La película fue otro gran éxito, con una gran rentabilidad pero, eso sí, sus admiradores tuvieron que sufrir después diez años de sequía porque Clint no volvería a interpretar a Harry hasta 1983.

Comentarios