ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Los tesoros de la bella Florencia que Tom Hanks descubre en «Inferno»

Los tesoros de la bella Florencia que Tom Hanks descubre en «Inferno»

La película de Ron Howard hace un recorrido por las maravillas de la ciudad italiana, un gran museo en sí misma

Día 16/10/2016 - 23.58h

La huida y a la vez persecución de Robert Langdon (Tom Hanks) a través de Florencia en la película de«Inferno», dirigida por Ron Howard, permite conocer los sitios más famosos y preciosos de la ciudad, pero también, y sobre todo, sus misterios, sus pasadizos secretos y todo aquello que un turista solo puede observar de manera casi artificial. Se podría decir que las correrías de Langdon por la ciudad empiezan casi al revés, pues el protagonista y su acompañante, la doctora Sienna Brooks (Felicity Jones), comienzan su aventura en los grandes Jardines de Bóboli, situados justo detrás del Palacio Pitti, un gran palacio que data del siglo XVI. Fue famoso por pertenecer al gran Duque Cosimo I de Medici, y fue la residencia oficial de la familia. Los jardines son unos de los primeros ejemplos de un gran jardín italiano, lo que luego inspiraría a las cortes europeas.

[Crítica de «Inferno» (***): «Correr entre la historia del arte»]

La ruta de escape de Langdon y Sienna les lleva a una puerta secreta de los jardines que da directamente al Corredor Vasariano. Este recorre todo el Ponte Vecchio y se adentra en la Galería Uffizi, colindante con dicho puente. Dicho Corredor une el Palacio Pitti con la Galería de los Uffizi, uno de los museos de arte más importantes del mundo.

Desde ahí los protagonistas accederán al majestuoso Salón de los Quinientos en el Palazzo Vecchio, que en realidad es el Ayuntamiento de Florencia, uno de los lugares públicos más populares de la ciudad. Aunque la mayor parte del Palazzo Vecchio es ahora un museo, siegue siendo el símbolo del gobierno local. Allí están la oficina del alcalde y la sede del Consejo Municipal.

La producción de la película rodó cuatro días en el Palazzo (con una de las escenas más importantes e impactantes del filme) y el equipo de producción hizo uso de varias estancias del mismo: además del Salón de los Quinientos, la Sala de los Mapas Geográficos y el primer patio.

Finalmente, las pistas de la trama llevan a los dos protagonistas al Baptisterio, en la Piazza del Duomo. El Baptisterio no solo es uno de los edificios más antiguos de la ciudad (su construcción comenzó en 1059), sino que también es uno de los edificios religiosos más importantes de Florencia. Reconocido por sus destacadas puertas doradas, «Las Puertas del Paraíso», Dante y muchas otras figuras notables del Renacimiento fueron bautizadas allí, al igual que todos los católicos florentinos hasta finales del siglo XIX.

Es un edificio octogonal, cubierto en el exterior con mármol blanco y verde. En el interior, la cúpula está totalmente cubierta con mosaicos de las jerarquías angélicas, escenas del Génesis, la vida de José el patriarca, la vida de Jesucristo y la vida de san Juan el Bautista, así como una representación del Juicio Final.

Aunque se hace una pequeña parada en la basílica de San Marcos en Venecia, con una breve introducción a los caballos que se ven en su fachada, el desenlace se produce en el bello Palacio sumergido (o basílica Cisterna) de Estambul, situado a cien metros al sureste de Santa Sofía. Esta fue una iglesia, luego una mezquita y ahora es un museo. Construida por orden del emperador romano de Oriente Justiniano en el siglo VI, es el único edificio del mundo que ha sido destinado a las tres creencias: paganos, cristianos ortodoxos y musulmanes suníes. Hay enormes depósitos de agua bajo el edificio, tanto que los historiadores describen que podría caber una embarcación. El departamento de arte de «Inferno» realizó réplicas de los mismos para ambientar el clímax de la película en los estudios de Budapest.

Salón de los Quinientos en el Palazzo Vecchio

Comentarios