ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«La chica del tren»: de la ruina al oro de la pantalla
Paula Hawkins, escritora

«La chica del tren»: de la ruina al oro de la pantalla

El éxito arrollador de «La chica del tren», el bestseller de Paula Hawkins impulsado por la locomotora de la «Perdida» de Gillian Flynn, llega su destino este viernes con el estreno de la película protagonizada por Emily Blunt y Rebecca Ferguson

Día 21/10/2016 - 10.36h

«Estaba completamente arruinada» cuenta Paula Hawkins (Zimbabwe, 1972), a quien no le cuesta nada reconocer que pensó en abandonar la escritura y buscar trabajo de lo que fuera. Estamos a principios de 2014, y la cuarta novela romántica publicada por Hawkins bajo el seudónimo Amy Silver ha sido un estruendoso fracaso. La autora no tiene apenas ingresos de su otra profesión, periodista. Así que se pone a escribir una novela al estilo de la «Perdida» de Gillian Flynn. La escribe «muy, muy deprisa», y enseguida se la manda a sus agentes, echando sobre ellos toda la presión de la que es capaz.

En aquella época, muchos intentaban replicar el tono de la novela de Flynn. Probablemente usted no haya leído «Perdida» -gran error, hágalo y vea la fenomenal película de Fincher después-, porque aquí en España tuvo un éxito relativo. Sin embargo, en el resto del planeta arrasó. No hay otra palabra para describirlo. Y de pronto el mundillo editorial se volvió loco. Todos querían novelas como «Perdida», thrillers donde la intriga tuviese lugar dentro del hogar familiar, a ser posible con uno de los cónyuges como el villano o el sospechoso de serlo. Tan influyente fue Flynn que en las ferias todos los editores empezaron a pedir a los agentes «domestic thrillers», un género que nadie sabía unos meses antes que existiese.

Entonces apareció Hawkins, que había leído «Perdida», había visto por dónde irían los tiros y presentó su manuscrito en el momento exacto. A veces, eso es todo lo que hace falta. Quién quiere vender chuletones, si es capaz de prever que el apetito del lector va a demandar alitas de pollo. Alitas de pollo cocinadas con habilidad y gracia, sin la fuerza tenebrosa del verbo de «Perdida», pero sumamente entretenidas y disfrutables. Y saltó la banca. A día de hoy Hawkins ha vendido 11 millones de copias del título, en el que cuenta la historia de Rachel, una urbanita alcohólica sin suerte que cada día se sube al tren de las 8.04 en Ashbury con destino a su trabajo en Londres. Desde su ventana del vagón contempla de forma obsesiva el número 15 de Blenheim Road, el lugar donde vive una pareja desconocida, sobre cuyas vidas fantasea en un intento de llenar el propio vacío de la suya. La observación reiterada le lleva a acumular una serie de detalles en los que se mezclan la realidad y la ficción. Pero cuando la chica desaparece, Rachel tendrá que intentar luchar contra su traicionera memoria de borracha para intentar descubrir qué ha sucedido.

Polémica protagonista

Ahora «La chica deltTren» se sube a la locomotora de Hollywood, en una adaptación blanda a cargo de Tate Taylor, que se encuentra lejos de su gran «Criadas y señoras». La elección de la bella Emily Blunt como Rachel ya desató una tormenta entre los fans del libro, que exigían un personaje feo y desagradable como el de la novela. Ingenuos ellos si creen que la maquinaria del cine se alimenta del mismo carbón que las palabras.

Comentarios