ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Emma Suárez: «Ni en mis sueños podía pensar que iba a llegar hasta aquí»

la próxima piel Emma Suárez: «Ni en mis sueños podía pensar que iba a llegar hasta aquí»

La actriz vuelve a ponerse bajo las ordenes de Isaki Lacuesta, acompañado esta vez por Isa Campo, en un año frenético

Día 23/10/2016 - 16.17h

La semana pasada llegaba a España de Estados Unidos tras presentar «Julieta», no sin hacer una parada en el Spanish Film Festival de Londres con «Following». Durante los días que estuvo en Madrid buscó un hueco para hablar con ABC en la presentación de «La próxima piel» antes de irse a México a un nuevo rodaje («Las hijas de Abril», de Michel Franco). Emma Suárez no tiene tiempo para vacaciones: «de momento no». Ni lo quiere.

- ¿De dónde saca energía?

- Tengo mis momentos también de debilidad. No es fácil estrenar cuatro películas? Hay que vivirlo con mucha gratitud y trato de disfrutarlo. Soy consciente de lo difícil que es este oficio y lo que cuesta sacar adelante una película, lo que cuestan que se vean y que se seleccionen para los festivales?

- ¿Cómo te preparas cuatro personas tan distintos?

- Por orden y poco a poco. Primero una cosa y después otra. He aprendido a respirar y a no pensar en la totalidad de los todos los proyectos.

- ¿Alguno que se ha resistido?

- En todas las películas he trabajado con directores que ya conocía y la ilusión me ha podido. A Isaki (Lacuesta) e Isa (Campo) los conozco desde hace diez años. Tienen un guión que habla de las verdades de las mentiras, de cómo convertimos las mentiras en verdades y de cómo creemos las que queremos creer. Es una película muy especial para mí y la he hecho con todo mi amor.

- ¿Dificulta trabajar con este tipo final?

- Es muy generoso por parte de los directores, aunque no es tan abierto como parece? La estructura del guión es muy compleja, pero hay muchos detalles, muchos silencios. Aunque a todos los que formábamos parte del inicio de la película hablábamos siempre al final del día. Nos preguntábamos si es impostor o es realmente el hijo de esta mujer... No lo supimos hasta el final del rodaje.

- ¿Qué tal ha sido trabajar con Álex Monner, el «impostor»?

- Hemos tenido muchísima química entre los dos. No tenía más que mirarle a los ojos para entrar en el personaje de Ana. Hay algo muy especial en la relación de nuestros personajes, algo muy instintivo. Esa necesidad de quererse. Es un chaval con una fuerza, una potencia y una energía? No parará de trabajar y hará lo que él quiera.

- ¿De dónde viene esa química?

- Le conocí en el rodaje de «Héroes», de Pau Freixas. Era su primera película. La primera vez que le vi fue en el último del rodaje. Todos los chavales jóvenes iban a celebrar el fin del rodaje y Alex me llamó especialmente la atención porque su mirada era de alguien que estaba muy emocionado por lo que acababa de vivir. Me recordó a mí cuando tenía 14 años. No sé por qué me acerqué y le dije: «yo empecé como tú con 14 años y no podía imaginarme que seguiría dedicándome a esto. Es posible que a ti te pase lo mismo. Incluso puede que algún día nos volvamos a cruzar y trabajemos juntos». Y mira?

- ¿No se imaginó llegar hasta dónde está ahora?

- Cuando empiezas, no sabes que va a ser de ti. A mí se me abrió una puerta y empecé a trabajar, pero ni en mis sueños podía pensar que iba a seguir dedicándome a esto. Había pensado en estudiar filosofía y letras, periodismo, historia del arte? Era muy pequeña. Pero esto es un oficio y la vocación fue creciendo a medida que iba trabajando. No he parado de trabajar desde que empecé.

- ¿Qué momento del rodaje recordarás siempre?

- Probablemente la escena en la que ella le limpia las heridas? y la escena del baile (sonríe). Creo que son escenas en las que se está creando un vínculo entre estos dos personajes. Más allá de las mentiras y las verdades.

- ¿Y de este año?

- Uff? Es imposible elegir. Fue muy especial el día de la presentación en el festival de Cannes de «Julieta». Ver ese cine lleno de gente aplaudiendo, bajar esa escalera en compañía del equipo, con Pedro y los actores, escuchando la música de Chavela Vargas...

- Después de todo, ¿hay algo qué te queda por hacer?

- Espero que todavía me quede mucho... El año que viene trabajaré con Miguel del Arco en un texto que ha escrito el que se llama «Refugio» y estrenaremos en María Guerrero, pero, aparte, me gustaría interpretar algún personaje clásico. Me resultan muy interesantes las tragedias clásicas porque bucean en la psicología del ser humano.

Comentarios