ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

«Ocho apellidos vascos» y otras comedias que se reían «de lo que no debían»

La película de Emilio Martínez Lázaro no es la primera película criticada por buscar el humor en suelo resbaladizo

D�a 19/05/2014 - 00.00h

5«Traidor en el infierno» (1953)

«Traidor en el infierno» (1953)

Aunque «Traidor en el infierno» no es una comedia en sentido estricto, Billy Wilder añade numerosos detalles humorísticos (la fotografía es solo un ejemplo, bastante ilustrativo) e incluye a una conocida pareja de actores cómicos en una historia que transcurre en un barracón de prisioneros. La propia familia del director murió en un campo de concentración nazi, pese a lo cual recibió innumerables críticas de quienes creían que había frivolizado en exceso. William Holden es el fabuloso protagonista (ganó el Oscar) y lo que subyace es bastante serio: un brutal alegato contra las apariencias y la facilidad con la que se puede manipular a la opinión pública. Kirk Douglas rechazó el complejo papel. «Por aquel entonces yo era joven e idiota», se justificó más tarde. La Paramount, por su parte, intentó la peor broma posible, complacer a los alemanes haciendo que en la versión para este país el malo fuera polaco y no germano. Billy los mandó a la mierda (con perdón, pero la expresión es literal) y exigió que le pidieran excusas si querían que siguiera en el estudio.

Comentarios