ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

«Ocho apellidos vascos» y otras comedias que se reían «de lo que no debían»

La película de Emilio Martínez Lázaro no es la primera película criticada por buscar el humor en suelo resbaladizo

Día 19/05/2014 - 00.00h

6«Uno, dos, tres» (1961)

«Uno, dos, tres» (1961)

Otra joya de Billy Wilder, que esta vez parodia el comunismo, aunque americanos, alemanes y rusos tampoco salen bien parados. Con ayuda en el guión del gran I. A. L. Diamond, cuenta las peripecias del responsable de una fábrica de Coca-cola en Berlín. «Uno, dos, tres» no era polémica como otros títulos citados, pero a Wilder le fue peor que con sus títulos más arriesgados. La mala fortuna quiso que el famoso muro se levantara justo antes del estreno del filme, lo que propició su fracaso comercial. De repente, ya no era de buen gusto bromear sobre todo aquello. Con el tiempo se ha podido valorar mejor esta joya protagonizada por un inmenso James Cagney.

Comentarios