ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Las 10 películas de Buñuel que impresionaron al mundo

Aquí os presentamos las obras más polémicas e importantes del director más universal de la historia del cine español

Día 30/07/2014 - 00.00h

10El discreto encanto de la burguesía (1972)

El discreto encanto de la burguesía (1972)
«El discreto encanto de la burguesía» fue una las últimas películas de Buñuel

Otras de las mejores películas de Buñuel es, sin duda, «El discreto encanto de la burguesía», que trata de un grupo de personas que llegan a una cena, e incluso se sientan a la mesa, pero nunca pueden comer. se trata de una de las películas más surrealistas de su última etapa, cuya gracia esta en como el director interrumpe las comidas con los secretos que acechan bajo la superficie de su decadente aristocracia europea: idiotez, adulterio, tráfico de drogas, engaño, golpes militares o la alarma que provoca encontrar el cadáver del dueño del restaurante en el cuarto contiguo.

La película es otra acertada crítica de la institución que más despreciaba Buñuel, junto a la Iglesia. Tanto es así, que el director se permite el lujo de arrojar entre los protagonistas a un personaje secundario con el que hacer mofa de la misma jerarquía eclesiástica: un obispo cuyo fetiche es vestirse de jardinero y trabajar como sirviente en el jardín de los ricos. A pesar de la época, se convirtió en su película más famosa, con la que recaudó más dinero incluso que «Belle de jour», por la que ganó un Oscar a la Mejor Película Extranjera y que fue considerada la mejor del año por la Sociedad Nacional de Críticos de Cine.

Se estrenó en un año en que las luchas estaban en pleno apogeo, en que la Guerra de Vietnam despertaba la indignación de amplios sectores de la sociedad y en la que la clase media alta se había convertido en objeto de desdén.

Sinopsis: Don Rafael Costa, embajador de Miranda, y el matrimonio Thévenot están invitados a cenar en casa del matrimonio Sénechal, pero a causa de un malentendido tienen que ir a un restaurante. Cuando llegan, no pueden cenar porque el dueño del lugar ha muerto. A partir de ese momento, las reuniones de este selecto grupo de burgueses se verán siempre interrumpidas por las circunstancias más extrañas, algunas reales y otras fruto de su imaginación.

Comentarios